domingo, 28 de mayo de 2017

Dios es el único camino que conduce a la paz

Dios es el único camino que conduce a la paz!
Estoy 100% seguro de la cristalización del proceso constituyente en Venezuela. No cabe ninguna duda de su realización, en principio porque es una iniciativa legal y constitucional emanada desde el ejecutivo nacional y luego porque la oposición no le está proponiendo nada serio al país.

Con respecto al primer punto, si alguien en la actualidad se atreve a decir que el llamado a la constituyente es ilegal sabe que está mintiendo. No hace falta realizar un referéndum popular para solicitarla y eso está muy claro en el artículo 348 de la CRBV.

“La iniciativa de convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente podrán tomarla el Presidente o Presidenta de la República en Consejo de Ministros; la Asamblea Nacional, mediante acuerdo de las dos terceras partes de sus integrantes; los Concejos Municipales en cabildo, mediante el voto de las dos terceras partes de los mismos; o el quince por ciento de los electores inscritos y electoras inscritas en el Registro Civil y Electoral.”

Desde luego lo que si es necesario es una consulta popular para aprobar la nueva constitución, una vez que la Asamblea muestre el fruto de su trabajo. Es importante que desde ahora tengamos claro también lo contenido en el artículo 349:

“El Presidente o Presidenta de la República no podrá objetar la nueva Constitución. Los poderes constituidos no podrán en forma alguna impedir las decisiones de la Asamblea Nacional Constituyente. Una vez promulgada la nueva Constitución, ésta se publicará en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela o en la Gaceta de la Asamblea Nacional Constituyente.”

El poder originario hablará y trazará el camino del país que anhela. Estoy también 100% seguro que la gran mayoría de este país sabe que la "guarimba" solo nos está dejando ruina, tristeza, rabia, odio, un profundo pesar, atraso, destrucción y muerte. Un camino totalmente contrario a la paz.


Así que sencilla y humildemente propongo apoyar el proceso constituyente y elegir hombres y mujeres que lleven el mejor mensaje de paz y conciliación nacional a lo que será el espacio de discusión más elevado, protagónico y vinculante de la República. Vamos a hablar del pensamiento de Dios en el seno de la Asamblea Nacional Constituyente. Dios quiere y ha querido siempre lo mejor para los venezolanos y las venezolanas. Por esa razón nos regaló el mejor país del mundo.